Remedios naturales para el cuidado de la piel

Remedios naturales para el cuidado de la piel

Existen variedades de cremas para todo tipo de piel, algunas económicas y otras no tanto. Pero, ¿qué tal si probás con tratamientos de belleza naturales? Te acercamos secretos naturales para una piel fresca y luminosa.

Exfoliación suave. Sal y aceite de oliva. La sal es un poderoso antiséptico y favorece a la desinflamación. Y el aceite de oliva tiene vitamina E, es antioxidante y tonifica la piel. Mezclá dos o tres cucharadas de aceite con una de sal, tomá un poquito con los dedos y masajeá la piel durante unos minutos. Dejá actuar la mascarilla durante 20 minutos y enjuagá con agua tibia. ¡Vas a notar la piel más limpia y sana! Exfoliación profunda para pieles muy dañadas. Azúcar y limón.

El azúcar es cicatrizante  y el limón es astringente y blanquea la piel desde el momento en que te lo colocás. Tiene vitamina C que posee gran poder desinfectante y vitamina P que ayuda a tonificar los capilares y vasos sanguíneos. Por eso es la combinación perfecta para tratar pieles con manchas, acné severo y puntos negros. Sólo hay cortar un limón a la mitad, pelar los bordes y exprimir su jugo en un poco de azúcar. Con esa mitad tomás la pasta y masajeas por todo el rostro en forma circular. Dejás actuar 20 minutos y enjuagás con agua tibia. Los efectos se ven al instante y dura toda la semana. ¿Lo mejor? Podés probar lo mismo en cualquier parte del cuerpo que lo necesites. Hidratación.

 Aloe Vera ¿Cuántas cremas se descartan hasta encontrar alguna que nutra suficientemente la piel? Muchas de las lociones preferidas de las mujeres están hechas a base de productos naturales ¡que están al alcance de tu mano! La savia del aloe vera contribuye a regular la digestión pero también es un excelente hidratante para pieles muy secas. Restaura heridas, nutre y mantiene la humectación natural de la piel. Muchas llevan una hojita al trabajo, la guardan en la heladera y se colocan como una crema, el corazón gelatinoso de la planta.

Miel Es antiséptica, astringente y suavizante. Ayuda  a cicatrizar y prevenir infecciones en heridas o quemaduras superficiales. La aplicación en la piel da un efecto tonificante y renovador. Es una fuente directa de energía para el rostro, le da un aspecto joven y saludable. Muchas mujeres realizan una mascarilla de miel para aplicársela antes de una cita importante.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: