La Junta de Andalucía consensua con el sector una estrategia para incentivar la calidad del aceite de oliva

La Junta de Andalucía consensua con el sector una estrategia para incentivar la calidad del aceite de oliva

El plan del Gobierno andaluz busca unificar la normativa, impulsar la calidad y mejorar la imagen internacional del aceite de oliva

La Consejería de Agricultura acaba de finalizar el borrador que servirá de base para el debate y las alegaciones por parte de los diferentes operadores del sector y del mercado del aceite de oliva de Andalucía

A pesar de que Andalucía es la primera región mundial productora, tiene la responsabilidad y la obligación de mantener ese liderazgo en el campo de la olivicultura, la elaiotecnia, la tecnología, la mejora de la calidad y la parametrización de los productos del sector, así como la comercialización y la promoción.
El plan, que está ahora en proceso de alegaciones por parte del sector oleícola, contempla una serie de medidas que pasan por la unificación de la normativa de calidad internacional, la implantación de sistemas de gestión de la calidad y de las estructuras productivas, la promoción de la imagen del sector: calidad y salud, o las modificaciones de los parámetros físico-químicos y la mejora de la armonización público-privada de los paneles-test. Además, considera vital la puesta en marcha de proyectos de investigación de calificación de la calidad organoléptica y el aseguramiento de la calidad.
En este contexto desde la Junta de Andalucía se defiende que sea el Consejo Oleícola Internacional el encargado de impulsar políticas que permitan que el desarrollo de  estándares de comercialización por parte de los diferentes países se realice a imagen y semejanza de los desarrollados en su propio seno. Con esta propuesta se intenta proteger las exportaciones de aceite de oliva andaluz hacia otros mercados como el de Estados Unidos, Australia o Brasil, en los que en los últimos años distintas organizaciones empresariales han intentado poner trabas.
En esta línea es clave conseguir el reconocimiento de la calidad por los mercados de los aceites producidos, sólo así, se podrá alcanzar un diferencial de precio que permita retribuir adecuadamente el esfuerzo del sector.
El borrador también contempla evaluar los límites actuales de los principales parámetros físico-químicos de los estándares de calidad. Sobre todo en lo que respecta a la reducción de los esteres etílicos y alquílicos, un elemento que en función de su proporción puede suponer que los aceites de oliva provengan de aceitunas que han sufrido fermentaciones indeseables.
En cuanto a las características organolépticas  actualmente lleva implícita una incertidumbre, que podría explicar algunas diferencias que en determinadas evaluaciones sensoriales presentan los paneles test. De ahí que en este documento se abogue por la homogeneización en la respuesta de los diferentes paneles.
Fuente: Olimerca
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

A %d blogueros les gusta esto: